Más abajo, mi primera publicación de un libro de ensayos... algunos retocados posteriormente y a los que se han añadido unos cuantos en el siguiente libro (Ensayos TVM -2015), que además ahora no solo tiene edición digital sino también escrita:

 EDICIÓN KINDLE (ebook):               EDICIÓN EN PAPEL:   

 

NOTA: Algunos contenidos de esta página están desfasados o descatalogados.




 

Abre o descarga el libro "La dieta eticariana, Misterio (pero en serio) [o paranormal, pero normal] y otros Ensayos", de Tomás Vega Moralejo AQUÍ.

 

(Es gratuito, pero tiene Registro de la Propiedad Intelectual...)

 

Nota: Hay una Versión gratuita del libro, en formato PDF de 42 páginas en formato A4, que es la que se ofrece desde aquí o desde la editorial Bubok; y hay una Versión en Amazon, que se vende al precio más barato que permiten y que está en formato más pequeño, adaptado a libros electrónicos como Kindle, de 106 páginas.


 

 

Seguidamente, uno de los ensayos que quiero destacar particularmente por tratar de crear conciencia:

(Ver "La dieta eticariana" < Original   [Descripción secundaria]   ///   "Ethicarian diet" < Original   [Secondary description])

>ANEXO a "La dieta eticariana"<

 

 

***

 

 

"Terrícolas" y otros documentales de concienciación animalista

 

Hay películas que nos marcan, pero incluso con las basadas en hechos reales siempre hay lugar para dudas de hasta qué punto lo que hemos visto es lo que de verdad pasó o exigencias del guión para hacerlo más visible.

Con los documentales hay menos margen de error... y algunos nos pueden cambiar la vida al abrirnos los ojos a ciertas realidades.

 

Permitidme recomendar tres documentales especialmente, aunque todos son sobre animales. Hay quien me dice que parezco más preocupado por los animales que por las personas, pero lo que ocurre es sencillamente que el respeto a nuestros congéneres (aunque siguen pasando injusticias porque sigue habiendo indeseables) ya es algo superado en los países desarrollados mientras que con los animales aún nos queda mucho que andar y dedicación que poner.

 

"BlackFish" (literalmente "NegroPez", aunque es de esos títulos que es mejor no traducir), "The Cove" ("La Cala"), y "Earthlings" ("Terrícolas"). Incluso, os recomiendo su visionado por ese orden.

 

Los tres tienen en común, entre otras cosas, que son impactantes y que los podemos ver gratis. Son documentales pensados para remover conciencias antes que para obtener beneficio económico. No hay más que hacer uso de algún buscador de internet para dar con alguna versión al menos subtitulada en español.

Si los compráis, colaboraréis con las causas y os aseguraréis de la calidad más algunos extras.

No dejéis de verlos, no os dejarán indiferentes.

 

 

 

 

 

"Blackfish" (2013, Gabriela Cowperthwaite), trata sobre el uso de orcas en espectáculos. El guión es cautivador y las imágenes a menudo espeluznantes, con muchos casos de "accidentes" entre orcas y personas. La conclusión a la que lleva el documental es a que ni a las orcas ni a las personas conviene este "juego".

Una parte del documental está grabado en España, donde el 24 de diciembre de 2009 la orca Keto mató a su entrenador.

 

Los espectáculos de delfines y orcas, y en general todos los espectáculos con animales, se disfrazan como una forma de concienciar a la gente sobre la conservación de estos animales, pero ver a un delfín o una orca obedecer las órdenes de una persona no parece que conciencie a quien no tenga ya cierta sensibilidad; y hay otras vías para hacer comprender a un niño que respete su entorno. En realidad son negocios multimillonarios que esclavizan animales.

 

 

 

 

"The Cove" (2009, Louie Psihoyos) trata sobre la matanza de cientos de delfines al año en una cala de Taiji (Japón). El hilo conductor del guión es cómo se las ingenia un grupo de activistas para conseguir grabar y así sacar a la luz lo que realmente ocurre en esa cala japonesa, tan "prohibida" que el documental por momentos parece una película de una misión secreta. La labor de ese grupo de activistas para dar a conocer el caso es encomiable, y el tema sigue de actualidad... esperemos que al final la presión mediática haga parar esta injusta e insostenible matanza, sostenida en parte porque también en esa cala atrapan delfines para delfinarios.

 

No obstante, no voy a eludir un dilema que se plantea: ellos matan delfines e incluso en otros países comen perros, y para los occidentales es horrible, pero ¿No es solamente una percepción de nuestra cultura el que esté mal matar delfines y perros y no jabalíes o corderos?

Más delante reflexionaremos al respecto.

 

 

 

 

"Earthlings" (2003, dirigido por Shaun Monson y narrado por el actor, vegano y activista por los derechos de los animales, Joaquin Phoenix).

Creo que es el documental más impactante que he visto; diría que es el documental definitivo sobre concienciación con los derechos de los animales. Voy a explicar algunas cosas del mismo esperando hacerlo más accesible, y voy a partir de él para hacer algunas reflexiones personales.

 

Su lema es "Make the connection" ("Haz la conexión" naturaleza-animales-humanidad), y creo que si alguien ve el documental y no acaba por "conectar" al menos en parte, es que su corazón es tal como órgano pero no tiene ni rastro de lo que refiere la acepción de la palabra en cuanto a compasión o afecto.

 

Es duro, avisa que puede herir la sensibilidad y de hecho la hiere. Enseña cosas que no gusta ver, pero que están ahí... por eso creo que sería bueno que formara parte de la educación, creo que debería ser de visión obligatoria por ejemplo en los institutos... porque uno de los problemas a los que se enfrenta este revelador documental es que mucha gente se niega a verlo porque "no quiero pasarlo mal". Sin embargo, cerrar los ojos no va a evitar que pase lo que pasa... y hay cosas que podemos hacer al respecto.

 

El documental tiene ya sus años, pero por desgracia las cosas no han cambiado lo bastante.

 

 

En su introducción, argumenta que tanto "animales no humanos" como humanos somos terrícolas y por tanto todos merecemos vivir en La Tierra y todos merecemos respeto; y hace analogía entre racismo, sexismo y especismo (el considerarnos superiores a las demás especies y someterlas cruelmente). Casi todos los males son una cuestión de ego, culpa de personas que miran sus intereses y bienestar sin importarles lo demás... o, como mucho, guardan las apariencias con quienes forman parte de ese bienestar y esos intereses particulares, lo cual en definitiva es también algo interesado.

El racismo y el sexismo ya están más o menos superados en los países desarrollados, pero sabemos lo que ha costado avanzar en esos temas y parece ocurrir siempre igual cuando se cuestiona algo que va contra el poder establecido:

 

Las tres etapas de la verdad: Ridiculez - Oposición violenta  - Aceptación.

 

Primero se ridiculiza esa verdad (quizás falta una etapa anterior que es ignorarla), luego se genera una violenta oposición y finalmente se acepta como algo incuestionable... y así debería ocurrir también con el especismo.

 

 

El documental se divide en cinco partes-formas en que nos servimos de los animales: Mascotas, Comida, Ropa, Entretenimiento y Ciencia. Cada parte está repleta de escalofriantes imágenes; algunas de casos relativamente aislados pero que no se hace lo suficiente para que dejen de ocurrir, pero desgraciadamente la mayoría de prácticas habituales... algunas (no todas) de países no occidentalizados pero de los que importamos cosas.

 

-A grandes rasgos, comento cada parte:

 

Con las mascotas, el problema es que cualquiera (sea o no responsable) puede apropiarse de un animal, y el hecho de ser un negocio se presta a prácticas inadecuadas.

 

Con los animales como alimento, el problema es que el consumo actual de carne por persona es demasiado alto, lo cual unido a la superpoblación hace que la industria funcione también buscando la superproducción de carne (y huevos y leche), sometiendo a los animales a unas condiciones de vida miserables y sacrificándolos de manera innecesariamente cruel... porque es más barato hacerlo así.

Consumimos la carne y demás en formas que generalmente no nos hacen ni pensar en el animal, y mucho menos en cómo vivió y murió ese animal... si lo supiéramos, en muchos casos nos parecería intolerable y no quisiéramos ser partícipes... pero la forma en que está montada esta industria es una de esas vendas en los ojos que nos pone la sociedad para que sigamos consintiendo y hasta promoviendo cosas que no están bien.

Las "necesidades" de producción de carne y demás son tales (no hace tanto era algo poco más que para las ocasiones especiales y ahora se abusa de ella) que se ha convertido en un problema ecológico de grandes proporciones: la superficie de terreno que se dedica al cultivo para alimentar a los animales de los que comeremos es tanta como la que se dedica directamente a nuestra alimentación; en Estados Unidos (transcribo datos de los extras del documental) el ganado come tanto grano como el necesario para alimentar cinco veces a su población humana, y se estima que hacen falta 16 kilos de grano para obtener 1 de carne. Esto tiene repercusiones en deforestación y en contaminación por desechos, por ejemplo.

Y todo eso hablando de animales domésticos, a los salvajes nuestra voracidad los está llevando a la extinción.

 

En cuanto a la ropa, sabemos que la mayoría (al menos de la barata) proviene de países en desarrollo, donde si no se respeta apenas a las personas no es extraño ver imágenes de pesadilla como despellejamientos de animales vivos; por otra parte, en los países desarrollados las condiciones en que se tienen y se sacrifican a los animales de los que se obtendrán las pieles tampoco son dignas.

 

El entretenimiento seguramente es el caso más absurdo de uso de los animales, pues es absolutamente innecesario el sufrimiento a que se los somete. Ahí por supuesto aparece España con su "Vergüenza Nacional" (el toreo, que para colmo nos lo quieren hacer pasar por cultura), pero también por ejemplo los rodeos de Estados Unidos, que no es que tengan toros tan bravos sino que dan las sacudidas que dan porque les aprietan los genitales con una cuerda. Y no nos olvidemos de los circos, que "pasean" de mala manera animales a los que han enseñado a base de golpe y porrazo.

 

Por último, el uso de animales en investigaciones científicas probablemente en algunos casos ha servido para salvar vidas (también de otros animales), pero también hay mucho de rocambolescas pruebas que no tienen otra utilidad que provocar sufrimiento, porque en muchos casos se sabe de antemano que no servirán para nada ya que o no van a aportar avances significativos o igualmente van a tener que repetirse en humanos porque lógicamente no es igual un animal que una persona. Además, en muchos casos simplemente se repiten experimentos ya hechos, para estudiantes en prácticas, o se usan como una especie de coartada para defender el uso de un producto.

  

 

Realmente, en mis comentarios he suavizado el mensaje. Hay que admitir que el documental es, para cada consideración, más "radical" que lo que yo estoy dando a entender en mis comentarios. Yo lo he suavizado deliberadamente, porque sé que al ecologismo muchas veces le juegan malas pasadas las posturas "extremas". Me explico:

Supongamos una graduación del 1 al 10 en la medida de protección para una especie, por ejemplo, donde 1 es que no se la respeta en absoluto y 10 es que se la tiene a la altura de las personas. Bien, pues un ecologista concienciado a menudo pide de inmediato que la protección sea de grado 10... y así probablemente solo conseguirá que ni se le escuche, que se le ignore o ridiculice como decíamos al principio. No hay atajos... si la abolición de la esclavitud y la igualdad de sexos requirió cientos de años (y aún quedan aristas que pulir), el respeto a los animales aún está en pañales y hay que ir por pasos.

No obstante, por otra parte, es bueno que se nos muestren esos "extremos" para ir adoptando posturas intermedias. Por eso, debemos dejarnos impactar por "Earthlings".

 

 

Como inciso, me gustaría hacer una reflexión: Somos ya más de 7.000 millones de personas en la Tierra. La población se ha duplicado en menos de 50 años. Es evidente que a más gente mayor crecimiento poblacional... y es evidente que estamos condenados al desastre, porque además históricamente somos muy lentos cambiando. Incluso, fijaos qué perspectiva: en 1950 había 2.500 millones de personas y en 2014 7.500; suponiendo que en 1950 el 90% de la población fuera irrespetuosa con el medio ambiente y en la actualidad solo lo fuera el 30%, aún tendríamos ahora tanta gente irrespetuosa como entonces... y seguramente he sido generoso con los porcentajes.

Ante este panorama, hay dos formas de tomárselo: la fácil es negar el cambio climático y demás y seguir actuando irresponsablemente o incluso desenfrenadamente (de perdidos al río). Y la otra es conservar un hilo de esperanza y tratar de hacer la vida más digna en la Tierra mientras dure... al menos para que quede algo. Aunque la cosa pinta muy mal si no cambian mucho las cosas, harían falta acciones contundentes....

 

Todos sabemos (o ahí está internet, por ejemplo) cómo reducir nuestro daño al medio ambiente... ahora falta que lo apliquemos. Es necesario que nos dejemos empapar de información que nos abra la conciencia, como la que nos aportan estos documentales.

Cerrar los ojos a la realidad tal vez nos ahorra sufrimientos, pero cuando abrimos los ojos y hacemos algo al respecto la recompensa es mayor. A veces es desalentador, pero necesario. La felicidad perpetua es una utopía; por mucho que nos escondamos, no vamos a ser felices siempre... así que abramos los ojos y démonos momentos de felicidad viviendo conforme a lo que nos dicta la conciencia.

 

 

Y un inciso más: sobre las religiones. Pienso que el mundo sería mejor sin religiones, pero bien puedo estar equivocado y el mundo podría ser mejor con religiones... pero con religiones que promovieran realmente el respeto en todas sus formas antes que los intereses o las ocurrencias de quienes las manejan para manipular a las masas. Al respecto del tema que nos ocupa, fijaos en la diferencia: por ejemplo los judíos tienen la ocurrencia de que los animales deben estar plenamente conscientes al desangrarlos y se deben sacrificar mirando al Este (¡Qué cosas!), mientras que un llamamiento del Dalai Lama desplomó el uso de pieles de animales entre los budistas e incluso muchos las quemaron a pesar de que con ellas podrían haber obtenido el salario de meses de su trabajo.

Los líderes religiosos pueden, de un plumazo, evitar mucho sufrimiento... a ver si se animan.

 

 

Como despedida de "Earthlings" os paso (y complemento) las "Soluciones" a los temas que trata "Earthlings", que inexplicablemente no proponen en el documental sino solo en los extras del DVD:

 

Mascotas: No comprar, adoptar. Esterilizar a nuestras mascotas.

(Y cuidarlas bien y tenerlas en sitios adecuados, por descontado. Para venderlas, deberían tenerse lugares adecuados... con espacio suficiente y condiciones dignas, y para comprarlos se deberían pasar test psicológicos serios)

 

Comida: Hacerse vegano (es decir, evitar todo producto de procedencia animal; incluyendo por ejemplo la miel para que se vea una diferencia con el vegetarianismo).

(El veganismo es un tanto radical, uno de esos "extremos" que mencionaba, o al menos así se lo considera de momento. El león se come a la gacela y es que el mundo está montado así. Somos omnívoros por naturaleza y a la mayoría de la gente le resultaría muy difícil o imposible ser vegano. Si a alguien se le pide que sea vegano para ayudar en el objetivo de ser más respetuosos con los animales, en la gran mayoría de los casos ignora el tema o hasta lo ridiculiza y lo olvida. Pero no se vayan todavía, porque hay posturas intermedias que debemos adoptar: sí que podemos al menos reducir nuestra ingesta de productos animales, lo cual además vendrá bien a nuestra salud, e informarnos y evitar aquellos que provengan de vejaciones a animales (como la obtención de hígado graso de pato o las aletas de tiburón) o prácticas insostenibles (como la matanza de delfines de Taiji). Por ejemplo, un pollo campero tiene una vida mucho más digna que uno de producción intensiva encarcelado en una diminuta jaula, y dicha procedencia se indica en los envases de carne y se marca en los huevos con un 1 como primer número de su código alfanumérico... y si cogemos los que empiezan por 0 (ecológico) mejor; la leche de ganadería ecológica, por ejemplo, también nos asegura una vida más digna de las vacas lecheras (y un mejor sabor y calidad).

Las condiciones en que viven y se sacrifican los animales destinados a consumo humano están legisladas en la Unión Europea buscando reducir el sufrimiento, pero aún queda mucho margen de mejora... y nosotros podemos aportar nuestro granito de arena demandando aquellos productos que proceden de ganadería ecológica o semejante [para el pescado, busca la etiqueta MSC de pesca sostenible])

 

Ropa: Evitar prendas fabricadas con pieles de animales.

(Así de sencillo. Las pieles de animales son un capricho que causa mucho sufrimiento. Y no digáis tampoco a quienes lleven abrigos de piel que están guap@s o elegantes ;-))

 

Entretenimiento: Rechazar participar, y por tanto rechazar dar sustento, a entretenimientos con animales, incluyendo circos, zoos, etc..

(Los múltiples maltratos a toros en nuestro país [¿Por qué se le tendrá tanta manía a este animal en España?], por ejemplo, no son arte por mucho que se empeñen en darle un atributo honorable porque por esa regla algunos asesinos también asesinan con mucho "arte".... En cuanto a los zoos, el tema tiene doble rasero porque pueden también jugar un papel en la conservación de algunas especies y en la formación de empatía de niños hacia animales; pero debemos al menos no visitar exposiciones de animales en malas condiciones)

 

Ciencia: No comprar productos testados en animales. No dar soporte a investigaciones que usen animales.

(Algunas marcas de cosméticos, por ejemplo, indican que no usan animales en sus estudios: esas son las que nos gustan. En cuanto a las investigaciones con animales, es un asunto controvertido pero por lo menos debemos manifestar nuestro rechazo a los excesos o prácticas no estrictamente necesarias. Echad un vistazo a los listados "Cruelty Free" y otros para saber de las compañías "libres de crueldad")

 

Tampoco estará de más que os hagáis soci@s de organizaciones como Greenpeace o WWF, para que puedan hacer más fuerza.

 

 

 

Si no consumimos mascotas, comida, ropa, entretenimiento o productos en general que conlleven diferentes formas de maltrato animal, esos productos dejarán de tener interés económico y dejarán de usarse animales así.

 

 

Actúa como si lo que haces marcara la diferencia... y así, entre muchos, al final se hará la diferencia.

 

Subir

 

 

 

 

  

La dieta eticariana

 

Vi el DVD del documental "Earthlings", con sus extras, la noche del 6-7 de febrero de 2014... y me dejó marcado. Debéis verlo.

Decidí que debía cambiar mi alimentación. En cuanto a mascotas, ropa, entretenimiento y ciencia ya llegaba al documental bastante concienciado, aunque me aportó nuevas e interesantes informaciones y puntos de vista; además, son cosas en las que nos es más sencillo actuar: tratar bien a las mascotas, no comprar pieles, no acudir a espectáculos con animales, no comprar productos testados en animales, etc.

 

Sobre la alimentación siempre había admirado el veganismo y vegetarianismo, pero ambos tienen ciertas dificultades nutricionales (aunque por ejemplo las proteínas completas, tema que suele preocupar, se pueden conseguir de varias maneras como mezclando legumbres con cereales como el mismo pan) y me veía incapaz, como casi tod@s, de sumarme a ello. Debo admitir que yo era más bien carnívoro que otra cosa, me encanta la carne y el pescado y no creía poder prescindir de ello.

Una dieta, para poder mantenerla en el tiempo, debe ser además de saludable satisfactoria al paladar... por eso ni siquiera me proponía dejar la carne y el pescado, porque "sabía" que no lo conseguiría.

Pero abrir los ojos, a través de "Earthlings", a la realidad del sufrimiento animal para que nosotros comamos, me impactó de tal manera que no podía seguir sin hacer nada.

 

Veganismo y vegetarianismo me parecen extremos, no en vano somos omnívoros por naturaleza; de hecho el ser posturas un tanto radicales es lo que hace que no tengan muchos seguidores. El ovolactovegetarianismo es nutricionalmente aceptable y más llevadero para el gusto, pero tras la producción masiva de huevos y leche también hay mucho sufrimiento animal.

Creo que es necesario instalar un nuevo concepto de dieta. No estoy seguro de estar inventando algo, pero voy a ser osado y voy a poner un nombre incluso: La "dieta eticariana" (de "ética" y el sufijo de vegeta-riana).

La ética es el conjunto de normas morales que rigen la conducta humana, y la norma moral en alimentación sin duda debe ser que nuestra forma de alimentarnos no provoque sufrimientos innecesarios a otros seres.

 

Así, propongo la dieta eticariana como una forma de alimentarnos con margen de mejora, pero que debe empezar por no consumir alimentos que conlleven explotación de personas y tratos indignos a animales.

La definición no es del todo clara, lo sé, porque ¿Dónde está la línea de separación entre trato digno e indigno?

Bueno... esa línea se deberá ir definiendo mejor con el tiempo, pero ya podemos ir comparando las opciones que tenemos y no es tan difícil irnos aclarando. Además ,si una dieta así llega a hacerse popular, conllevará que por adaptación del mercado se irá dando más importancia a productos que cumplan con sus premisas y detrás habrá menos sufrimiento animal.

 

La primera norma de la dieta eticariana debe ser reducir el consumo de carne y pescado, diría que a un máximo de tres veces por semana y en cantidades pequeñas, para que el mercado tienda a la producción ética de alimentos procedentes de animales en lugar de la producción intensiva que predomina actualmente; y a esa carne y pescado que consumamos debemos ponerle condiciones.

 

"¿Nos resultará más cara?" es una de las preguntas que surgen... pero lo cierto es que no; los productos procedentes de animales propuestos son a menudo más caros (aunque por supuesto ganan en calidad), pero también es más cara la carne y el pescado que los vegetales con lo cual, al reducir el consumo de animales, se compensan las cosas hasta el punto de que incluso es probable que gastemos menos.

 

Como digo, hay margen de mejora, pero siempre será mejor (para nosotros y para los animales) un huevo campero que uno de gallina de jaula, por ejemplo.

O, en el caso de la leche, si nos es posible adaptarnos a las leches vegetales esas deben ser nuestra opción; pero si no nos gustan, la leche (y demás lácteos que nos sea posible) aceptable por la dieta eticariana debe ser procedente de ganadería ecológica. No es perfecto, pues aún en ese caso las vacas habrán sido embarazadas para que den leche y ésta no va a ser solo para sus crías como sería natural... pero siempre será mejor esa opción que la de producción intensiva en que se inyectan hormonas a las vacas, se separa inmediatamente a las crías de sus madres, se mantienen en espacios pequeños, ....

La carne que consumamos, además de poca deberá proceder de ganadería ecológica y, en el caso de pescados, de acuicultura o artes de pesca respetuosas.

 

En definitiva, la dieta eticariana debe escoger la opción más digna de entre las que haya disponibles... de ahí su margen de mejora, pues es de esperar que vayan apareciendo mejores opciones si se va popularizando el consumo de productos animales de procedencias dignas. El margen de mejora para nosotros mismos será acercarnos al veganismo.

 

Únete a la dieta eticariana.

 

Subir

 

 

 

 

 

Ethicarian diet

 

(Note: this is an almost completely automatic translation, from a spanish document by Tomás Vega Moralejo, and could not be perfectly adapted)

 

I saw the DVD of the documentary "Earthlings" (Shaun Monson, 2003) with its extras, the night of 6-7 February 2014 ... and let me dial. I think is the definitive documentary on awareness with animal rights. You must see it.

I decided I had to change my diet. As for pets, clothing, entertainment and science I came quite conscious to the documentary, although it provided me new and interesting information and viewpoints; some things we can do are easy: be kind to pets, do not buy fur, not attend animal shows, do not buy animal tested products, etc. .

 

I had always admired veganism and vegetarianism, but both have certain nutritional difficulties (although such complete proteins, a topic usually worries, can be achieved in various ways like mixing legumes and cereals as the same bread) and I found myself unable, like almost all people, to be joining it. I must admit I was rather carnivorous otherwise, I love meat and fish and not think I could live without.

A diet, to keep it in time, must be satisfactory to the palate also with healthy ... and I not even proposed me not eat meat and fish, because I "knew" I would not get.

But open your eyes, through " Earthlings " to the reality of animal suffering for our food, so I was shocked that I could not continue to do nothing .

 

Veganism and vegetarianism seem extreme, not in vain we are omnivores by nature; in fact be somewhat radical postures is what makes that do not have many followers. The vegetarianism with eggs and dairy is nutritionally acceptable and bearable for the taste but the mass production of eggs and milk are also much animal suffering.

I think we need to install a new diet concept. I'm not sure inventing something, but I will be bold and I'll even put a name: The " ethicarian diet" (from "ethics" and the suffix -arian from vegetarian ) .

Ethics is a set of moral rules that govern human conduct, and moral standard power must surely be our way of feeding does not cause unnecessary suffering to other beings.

 

So, I propose the ethicarian diet as a way to feed with room for improvement, but it should start by not eating foods that involve exploitation of people and animals unworthy treatment.

The definition is not entirely clear, I know, because where is the line between worthy and unworthy treatment?

Well... that line must be better defined with time, but you can go comparing the options we have and it is not so difficult to leave clarifying . Also, if this diet is popular, lead market become more emphasis on products that meet their premises and will be less animal suffering behind.

 

The first rule of ethicarian diet should be to reduce the consumption of meat and fish, I would say a maximum of three times a week and in small quantities, so that the market tends to ethical production of food from animals rather than intensive production that prevails; and the meat and fish we consume we must put conditions.

 

"It will be more expensive?" is one of the questions that arise... but the truth is that no; proposed products from animals are often more expensive (though of course gain in quality), but is also more expensive meat and fish than vegetables, and by reducing the consumption of animals things are compensated or we even spend less.

 

As I say, there is room for improvement, but always better (for us and for the animals) an organic egg than an egg from a hen raised in cage, for example.

Or, in the case of milk , if we can adapt to these milk plants (like soy milk) should be our choice; but if we do not like vegetable milk (and other dairy products as we can) acceptable by ethicarian diet should be from organic farming . Not perfect, ok, because even in that case have been pregnant cows to give milk and it will not be just for their offspring as would be natural... but that option is always better than intensive production: hormones are injected in cows, immediately separating calves from their mothers, are kept in small spaces ....

The meat we consume, must come from organic farming and in small amounts; in the case of fish, must come from aquaculture or friendly fishing gear.

 

Ultimately, the ethicarian diet should choose the most worthy choice among which is available... hence the room for improvement, it is expected that appear best options if you are going popularizing the consumption of animal products worthy sources. The margin of improvement for us ourselves will be closer to veganism .

 

Join the ethicarian diet.

 

Up

 

 

 


 

 

 

Eticarianismo

 

El eticarianismo o dieta eticariana es una forma de alimentarse y estilo de vida que atiende al respeto por la dignidad de los humanos y otros animales.

 

Se postuló por primera vez en el libro de acceso gratuito "La dieta eticariana, Misterio (pero en serio) y otros ensayos", del español Tomás Vega Moralejo, publicado el 11 de mayo de 2014.

 

Atiende preferentemente a la forma de alimentarse, si bien se debe atender a otras formas de apoyo a la dignidad de los animales, como tratar bien a las mascotas, no comprar pieles, no acudir a espectáculos con animales, no comprar productos testados en animales o no comprar productos en cuya producción se empleen niños.

 

Se propone el eticarianismo, fijándose en el hecho de que el ser humano es omnívoro por naturaleza, como una dieta más apetecible al paladar y sostenible nutricionalmente que veganismo y vegetarianismo, que tienen ciertas dificultades nutricionales y hacen que tengan relativamente pocos adeptos o que mucha gente que se inicia en esas dietas las acabe abandonando. Además, el eticarianismo se diferencia también del ovolactovegetarianismo en que no admite cualquier tipo de huevos o leche.

 

La ética es el conjunto de normas morales que rigen la conducta humana, y la norma moral en alimentación debe ser que nuestra forma de alimentarnos no provoque sufrimientos innecesarios a otros seres, y esa es la base del eticarianismo.

 

Así, se propone la dieta eticariana como una forma de alimentarse con margen de mejora, pero que debe empezar por no consumir alimentos que conlleven explotación de personas y tratos indignos a animales. Por ejemplo, los huevos deben ser camperos o ecológicos y no procedente de gallinas enjauladas; en el caso de la leche, si es posible adaptarse a leches vegetales esas deben ser la opción pero, si no gustan, la leche (y demás lácteos que sea posible) aceptables por la dieta eticariana deben ser procedente de ganadería ecológica.

 

La definición no es del todo clara porque ¿Dónde está la línea de separación entre trato digno e indigno? pero esa línea se deberá ir definiendo mejor con el tiempo. El eticarianismo dispone que se debe empezar por ir comparando las opciones de alimentación disponibles y escoger la más ética o acercarse en lo posible al veganismo (pero teniendo en cuenta que en la eticariana sí se aceptan animales como alimento, siempre y cuando procedan de una vida digna). Si una dieta así llega a hacerse popular, conllevará que por adaptación del mercado se irá dando más importancia a productos que cumplan con sus premisas y detrás habrá menos sufrimiento animal.

 

La primera norma de la dieta eticariana, pues, es reducir el consumo de carne y pescado, a un máximo de tres veces por semana y en cantidades reducidas, para que el mercado tienda a la producción ética de alimentos procedentes de animales en lugar de la producción intensiva predominante; y a esa carne y pescado que se consume se le ponen condiciones: la carne consumida, además de poca deberá proceder de ganadería ecológica y, en el caso de pescados, de acuicultura o artes de pesca respetuosas.

 

Se hace notar, además, que esta dieta no tiene porqué ser más cara que una dieta normal, pues los productos procedentes de animales propuestos son a menudo más caros (aunque ganan en calidad), pero también es más cara la carne y el pescado que los vegetales con lo cual, al reducir el consumo de animales, se compensan las cosas hasta el punto de que incluso es probable que se gaste menos.

 

Subir

 

 

 

 

 

Ethicarianism

 

(Note: this is an almost completely automatic translation, from the spanish, and could not be perfectly adapted)

 

The ethicarianism or ethicarian diet is a way of eating and lifestyle that caters to the respect for the dignity of humans and other animals.

He ran for the first time in the book of free access "La dieta eticariana, Misterio (pero en serio) y otros ensayos" from Spanish Tomás Vega Moralejo , published May 11, 2014 .

Preferably heed the way you eat, but should address other forms of support for the dignity of animals as well try to pets, do not buy fur, not attend animal shows, do not buy products tested on animals or not buy products whose production children are employed.
 
The ethicarianism is proposed, noting that humans are omnivorous by nature, as a more appetizing to the palate and sustainable diet nutritionally that veganism and vegetarianism, have certain nutritional difficulties and cause them to have relatively few adherents or many people that starts at the end leaving those diets. In addition, the ethicarianism and vegetarianism with eggs and milk also differs from that does not support any kind of eggs or milk.

Ethics is a set of moral rules that govern human behavior, and moral norm in food should be our way of feeding does not cause unnecessary suffering to other beings, and that is the basis of ethicarianism.

Thus, ethicarian diet as a way of eating with room for improvement is proposed, but it should start by not eating foods that involve exploitation of people and animals unworthy treatment. For example, the eggs should be organic and free-range or not from caged hens; in the case of milk, if possible vegetable milks such suit should be the choice, but if not like, milk (and other dairy possible) ethicarian acceptable diet should be from organic farming .

The definition is unclear because Where is the line between worthy and unworthy treatment? but that line must be better defined with time. The ethicarianism provides that one must begin by comparing my power options available and choose the most ethical or as close as possible to veganism (but considering that, in the ethicarian diet, animals as food are accepted as long as they come from a decent life). If a diet so he gets to be popular, lead market adjustment that you'll become more emphasis on products that meet their premises and will be less animal suffering behind .

The first rule of ethicarian diet, therefore, is to reduce the consumption of meat and fish , to a maximum of three times a week and in small quantities, so that the market tends to ethical production of food from animals instead of predominant intensive production; and that meat and fish consumed was put conditions: meat consumed in addition to walking must come from organic farming and, in the case of fish, aquaculture or friendly fishing gear.
 
It is also noted that this diet is not necessarily more expensive than a normal diet; proposed products from animals are often more expensive (though of course gain in quality), but is also more expensive meat and fish than vegetables, and by reducing the consumption of animals things are compensated or we even spend less.

 

Up